Ir al contenido principal

Un cóctel de recuerdos

Ir y venir con la mochila al hombro y la cámara al ristre. Sentir que eres un visitante en tu propia casa. Entrar, desempacar, dormir, soñar con nuevas aventuras.

Volver a viajar, cerca o lejos, al frío o al sol, a la costa o la puna, en fin, adónde te lleve el camino, adónde te lleven tus ansias de aventura.

Vida de viajero. Existencia itinerante y libre en geografías diversas, variables, opuestas. Jornadas intensas, provechosas, inolvidables en pueblos andinos, comunidades amazónicas y caletas costeñas. Días de aprendizaje, de gozo, de querer conocerlo todo.

Andanzas en el altiplano y en el mar, también en un vallecito de cordillera. Ir al Titicaca, surcar sus aguas sagradas, caminar en islas inventadas y en islas de verdad, conversar con aimaras y quechuas, con bolivianos y peruanos, vecinos, hermanos, herederos de una misma cultura.

Retorno a Lima. Parada momentánea. Planificar y volver a partir. Rumbo norte, Ecuador, más al norte, Esmeraldas, la provincia verde, cerca de Colombia, lejos de mi tierra… bah, qué importa, igual me siento en casa, aunque el ceviche sea distinto, con ketchup y jugo de naranja y porp corn y hasta salsa tabasco o mostaza. ¡Qué horror!... y pruebo y me arriesgo. Extraño el sabor nacional.


Playas y sol. Costa bendita, exuberante, con árboles y vegetación; no desértica y arisca como nuestra franja costera. Atacames, Súa, Same y Muisne, rosario refrescante del Pacífico ecuatoriano, paraíso de olas y verdor, visitado por quiteños y guayaquileños, nunca o casi nunca por peruanos. Soy un bicho raro.

Del norte a la cordillera. Ayacucho, Perú, ciudad de artistas, de cantos y tristezas, también de anhelos. Iglesias, casonas coloniales, un hombre que esculpe en piedra de huamanga, varios jóvenes dándole vida a los telares.

Ciudad que crea y vuelve a creer, a soñar a ilusionarse, porque ya no hay guerra ni enfrentamientos fraticidas, tampoco bombazos ni apagones. Hay problemas aún, dolor, pobreza, heridas abiertas, pero, al menos, hoy se respira un sosegado aire de esperanza.

Ahora escribo sin saber cuál será mi próximo destino. Norte o sur, valle o cordillera. Otra vez el ir y venir, la vida itinerante, el disfrutar y aprender, siempre aprender.

Comentarios

FreeThinker dijo…
Beautiful photos!
Gracias por el comentario.
Iñche Claudio dijo…
Cuando te animas y visitas Chile
Saludos Cordiales
Ganas no faltan, pero aún no se ha dado la oportunidad de visitar tierras chilenas.

Saludos,
Saludos Rolly.
Realmente gratificados con tu trabajo.Saber que la naturaleza y las experiencias son mayores que los problemas es una gran inspiración.
Saludos

Job Rosales Pacheco
Marcona Adventure
Karen dijo…
Te escribo desde Uruguay, y estoy encantada con mi reciente descubrimiento (tu blog)... Lo estoy disfrutando muchísimo!.
La verdad una maravilla todo lo que compartes: vivencias, informaciones y esa cantidad de sensaciones que uno experimenta, tan sólo con la lectura de tus viajes. Que todo te siga saliendo lo mejor posible. Un afectuoso saludo, desde el norte uruguayo hasta esa pródiga tierra andina..
Tupananchikkama!.

Karen.
Hola Karen,
En verdad me emocionan tus palabras. Qué bueno que disfrutes de Explorando y, a través de mis viajes, conozcas un poco más de esta tierra andina.

Saludos y sigue con Explorando...

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.