Ir al contenido principal

Cartón lleno...

Después de varios años y luego de muchísimos viajes, al fin gané en el bingo de Cruz del Sur. Confieso que no tenía ninguna expectativa, más aún cuando los tres primeros números dictados, no aparecían en mi cartón. Pero la suerte cambiaría a partir del cuarto. Desde ese instante, mi avance sería irrefrenable y victorioso.

Mis repetidos fracasos en el bingo, me llevaron a sospechar de mi aparente fortuna. Quizás los demás pasajeros andaban en una condición parecida a la mía. Para sacudirme de las dudas, empecé a mirar de soslayo el cartón de mi compañera de asiento, una señora con apenas un par de aciertos. Ocurría lo mismo con los muchachones ubicados al otro lado del pasillo.
Mi pesquisa fue alentadora. Ellos estaban más salados que el agua del mar.

Eso me levantó la moral. El triunfo era posible y cada vez estaba más cerca. Era cuestión de esperar, para que mi estertóreo, bronco y varonil grito de bingo, remeciera el primer y el segundo piso del bus. "Parece que hay un ganador, señores" o algo así, dijo el terramozo. Ahora, sólo faltaba verificar si realmente mi cartón estaba lleno.

Fueron segundos angustiosos, en los que imaginé las sonrisas cachacientas de los jóvenes, el murmullo de alivio de los demás pasajeros, las palabritas de consuelo del terramozo, la alegría de todos aquellos a los que les faltaban dos o tres numeritos... en fin, el roche tremendo y apocalíptico que tendría que soportar -estoica y calladamente- si la emoción me había llevado a cometer un error.


Pero mis temores no se hicieron realidad. Todo estaba orden. Sí, era el orgulloso ganador de un pasaje de retorno a Lima. Un gran ahorro, un tremendo alivio para mis casi siempre afligidas arcas viajeras.

Lo único malo del asunto, es que más de un conocido me ha recomendado -abierta y casi descaradamente- que el dinero destinado para el viaje de regreso, lo invierta en comprarles recuerdos o souvenires.

La propuesta no me tienta demasiado, sobre todo porque estoy en Cusco y es sábado y ese billetito extra puede -o debe- ser utilizado en algún pub, discoteca, cantina o antro. Es duro admitirlo, pero caeré en las tentaciones nocturnas. Ojalá que salga premiado como en el bus: ¡Bingo!.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola
!Què buena suerte! Empiezas bien el año estimado amigo Rolly. Y eso servirà para hacer otra viajecito más. Saludos y como siempre !buen viaje!
Luz Marina
Qué tal Luz,

Este viaje es el primero del año y no será el último de ninguna manera.

Saludos...
Laura dijo…
Buscando información de Machu Pichu para mi proximo viaje me tope con tus relatos mas que interesantes. Seguire atenta, buen viaje!!
Qué tal Laura,
Si necesitas información, escríbeme a mi correo: viajero@terra.com.pe
Te puedo ayudar con algo de información.

Saludos desde el Cusco.

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.