Ir al contenido principal

Lima de fiesta... pero sin foto

Hoy es el aniversario de Lima y deseaba colocar una imagen de su vasta geografía urbana, pero no encontré ninguna en mi archivo digital. Quizás esa es el mejor ejemplo de mi extraña relación de convivencia con la ciudad en la que nací y crecí, de mis sentimientos encontrados respecto a la metrópoli en la que vivo y en la que probablemente muera.

Es raro lo que me ocurre con Lima. A veces no la soporto, la odio a muerte, la detesto por su cielo deprimente y mustio, por sus interminables días huérfanos de sol y su humedad que enferma, por su tráfico salvaje, enredado, casi surrealista y sus calles de violencia; entonces, me dan ganas de marcharme de su plúmbea faz urbana, de decirle adiós a sus tugurios y sus miserias, también a sus barrios pitucos, asépticos, sin alma.

Hay otros días en los que me siento en paz con mi entorno. Son periodos de feliz reconciliación, en los que Lima, a pesar de todos sus problemas, es realmente mi ciudad, la casa de mis recuerdos y de mi historia personal; entonces, me parece irresistiblemente hermosa y siento orgullo de su pasado colonial, cuando era la Perla del Pacífico, la Ciudad Jardín, la urbe más importante del Nuevo Mundo.

Y me regocijo al ver su mar prodigioso y cercano, al caminar por sus plazas ahítas de historia y tradición o al sentir la pujanza de la Lima provinciana, la Lima de los migrantes que sembraron sus esteras en los arenales infinitos o colgaron sus casas en las faldas de los cerros, convirtiéndola en una sinopsis del país, en un crisol de razas y costumbres.

Hoy estoy bien con Lima, quizás mañana, cuando haya pasado su aniversario, la odie de nuevo y me quiera marchar. No lo sé, nuestra relación es confusa como las de esas parejas que se aman mucho, pero pelean siempre y se amistan siempre. Nunca se separan.

Así que sólo queda aguantar o escaparse a cualquier lugar cuando el cielo se pinte de melancolía. Luego, al volver, sentirás que Lima es tu casa y tu refugio; simplemente tu ciudad. (Rolly Valdivia Chávez).

*Lima en Explorando Perú

Comentarios

Anónimo dijo…
Loco,,genial,,,lo de tu nostalgia,,casi estoy al punto del llanto,,pero eso es nuestro y QUERRAMOLAS SIEMPRE CARACHOOOOO

VIVA EL PERU CARAJOOOOOOO


Rody
No llore muchachón, guarde las lágrimas. Sigue visitando Explorando y dando vivas por el Perú, nuestra tierra.
Anónimo dijo…
Rolly!!!
Gracias por tu nota.
Te digo sinceramente que aquel que no vive en Lima, la extraña, así con todo aquello que has sabido describir tan bien. Esa relación de amor-odio que también tengo desaparece en el momento que piso suelo limeño.
Un abrazote y que viva la Lima de mis amores!
Ursula
Qué viva y qué beba.
Saludos Úrsula,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.